Día Internacional de la Visibilidad Trans 2019

Este día cada año celebramos la visibilidad de las personas trans y recordamos la importancia de los referentes. Muchas personas trans no estaríamos donde estamos ahora si no hubiese sido por la visibilidad y el empuje de tantas otras que vinieron antes. Al visibilizarse ellas, pudimos nombrarnos y permitirnos ser. En la actualidad, vemos cómo el visibilizarnos nosotres da esa misma posibilidad de existir a tantas otras personas, que además, son capaces de nombrarse en edades tempranas y no vivir durante años una identidad impuesta por expectativas externas. 

 

Es un día para recordar que las personas trans somos diversas y que como tal, es fundamental que esa diversidad sea representada para que pueda seguir existiendo y además, pueda hacerlo cada vez con menores dificultades y mayor disfrute y comodidad.

 

Es un día de orgullo, de reconciliación y de unión. De reconciliación y unión porque la transfobia todavía nos juega malas pasadas y nos genera conflictos y malestares con nosotres mismes, con otras personas trans, con nuestros entornos, con la sociedad. A veces pudiera parecer que la transfobia se cuela y se manifiesta de tantas maneras, que nubla nuestra vida cotidiana y dificulta nuestras relaciones. Sin embargo, hoy dejamos eso de lado y celebramos y nos enorgullecernos de nuestras identidades, nuestros cuerpos, y todo aquello que nos hace ser quienes somos. Recordamos que no estamos soles, que somos muchas personas con una fuerza enorme consiguiendo grandes cosas. Que somos una comunidad. 

 

A la vez que reconocemos la importancia de la visibilidad, la cuestionamos. 

 

La visibilidad no es la solución al problema social que tenemos. Para resolverlo, se requiere la implicación de toda la sociedad y no que la responsabilidad recaiga en que las personas trans nos visibilicemos. Menos aún en un momento histórico en el que se sabe de nuestra existencia más que nunca. Además, muchas personas trans no pueden elegir ser visibles, simplemente lo son y lo han sido, y eso no solo no ha contribuido a que las cosas mejorasen, sino que ha puesto en riesgo sus vidas. 

 

La clave está en qué respuesta social se da a esa visibilidad, y es por ello que para que avancemos como sociedad, necesitamos la implicación de las personas cis. Personas cis que se informen, que señalen la transfobia en su vida cotidiana, que eduquen a sus hijes/alumnes en diversidad, que exijan un entorno laboral inclusivo, que empleen a personas trans, que visibilicen, compren o compartan el trabajo o arte hecho por personas trans, que impulsen la impartición de formación, que usen un lenguaje inclusivo, que tomen conciencia de su privilegio, que den voz a las personas trans, que en caso de querer colaborar, pregunten qué pueden hacer por nosotres y de qué manera.

 

Nuestra visibilidad junto con una sociedad comprometida conseguirán trans-formar la realidad. 

 

Un abrazo trans de Pau, Ana y Leo.

Escribir comentario

Comentarios: 0